Las lesiones del maltrato infantil no son sólo físicas. El maltrato afecta además la salud mental, el comportamiento de los menores y su relación con otras personas durante su crecimiento y en la vida adulta.

El maltrato tiene muchas formas:

Maltrato físico.- Agresión física, como golpes, cachetadas, quemaduras, que dejan marcas en el cuerpo.

Maltrato emocional o psicológico.- Amenazas, rechazo, falta de cariño o de apoyo, entre otras.

Abuso sexual.- Empleo, uso o persuasión de un menor para que participe en un acto sexual; violación, prostitución, incesto o alguna forma de explotación sexual.

Negligencia, abandono o descuido del menor.- Dejar de dar afecto o de proporcionar necesidades básicas de vestido, educación, salud y seguridad, que son responsabilidades de padres y tutores.

¡La ley protege a los menores de edad!

En Estados Unidos como en México, existe legislación que protege el bienestar y desarrollo de los menores.

No educar, orientar o tratar de manera incorrecta a sus hijas e hijos puede provocar separación familiar y tener consecuencias migratorias, civiles y penales.

La corte juvenil evalúa la evidencia y puede decidir que el menor quede bajo el cuidado y la custodia por parte de alguna agencia del estado o de un hogar sustituto.