Si una persona de nacionalidad mexicana es arrestada o se encuentra detenida por las autoridades de otro país, los consulados de México pueden velar porque se respeten sus derechos y el debido proceso.