La protección consular es el conjunto de acciones, gestiones, buenos oficios e intervenciones que realizan los funcionarios del consulado de México ante autoridades locales o de otro tipo, para salvaguardar, de conformidad con el derecho internacional y en apego a las leyes y reglamentos de cada país, los derechos e intereses de los mexicanos que vivan dentro de la circunscripción de la representación consular. Deben cumplirse las siguientes condiciones:

  • Que se trate de un nacional mexicano
  • Que el nacional solicite o acepte la protección
  • Que las reclamaciones no sean tardías o fuera del marco legal del Estado receptor