Una de las artesanías más populares, son los dibujos plasmados sobre papel amate, cuyo uso se remonta a los pueblos pre-colombinos.

  

Durante el taller, se les explicó a los asistentes que el papel amate se produce machacando corteza de jonotes blancos y rojos, que posteriormente se cuecen en agua con cal, para convertirlas en láminas vegetales fibrosas que van del marrón oscuro al amarillo paja.

  

El amate se utilizó no solamente para la elaboración de códices mesoamericanos, también  se ha encontrado en  ofrendas prehispánicas arqueológicas.