Protección Consular

El respeto y la protección a los derechos fundamentales de los migrantes, es parte sustantiva de los principios que rigen la política exterior del gobierno de México. Históricamente, nuestro país ha estado a la vanguardia en la instrumentación de esquemas para la protección de sus nacionales en el exterior. Ninguna otra nación en el mundo cuenta con la experiencia ni la infraestructura consular que ha acumulado nuestro país en la materia.

La enorme y continua migración de mexicanos hacia el exterior, determina la constante adecuación de las estructuras institucionales y programas para garantizar el respeto a los derechos humanos y civiles de las comunidades migrantes y para satisfacer la alta demanda de servicios que generan.

El papel preponderante que tiene México en la atención que brinda a sus comunidades en el extranjero, además de ser objeto de reconocimiento internacional, marca la pauta y establece estándares de acción que son imitados por otros países afectados por fenómenos migratorios similares.

Por ello, Consulado General de México en Houston, Texas, se ocupa de realizar una serie de acciones, gestiones, buenos oficios y trámites para salvaguardar, con base en el derecho internacional y en apego a las leyes y reglamentos de cada país, los derechos e intereses de los mexicanos en el extranjero, en sus relaciones de naturaleza civil, penal, laboral, administrativa, migratoria y judicial tanto con autoridades como con particulares; y así atender sus demandas.

Dichas acciones se pueden orientar a:

 

  • Brindar asistencia consular
  • Asegurar el respeto de sus derechos
  • Evitar daños y perjuicios en sus personas o intereses
  • Evitar injusticias o arbitrariedades por parte de autoridades extranjeras
  • Evitar la persecución o discriminación motivadas por su origen, nacionalidad o cualquier otra causa

Para que un representante consular mexicano pueda ejercer la protección consular deben cumplirse las siguientes condiciones:

 

  • Que se trate de un nacional mexicano
    • Que el nacional solicite o acepte la protección consular
    • Que las reclamaciones no sean tardías o fuera del marco legal del Estado receptor