Inauguración de la Nueva Sede del Consulado de México en Nueva Orleáns

 

 

El Presidente Calderón en la ceremonia de Inauguración de la Nueva Sede del Consulado de México en la Ciudad de Nueva Orleáns

 

 

 Lunes, 21 de abril de 2008

Palabras del Presidente de los Estados Unidos Mexicanos:


"Muy estimado Presidente y amigo George W. Bush, Presidente de los Estados Unidos.


Señor Gobernador, señor Alcalde de Nueva Orleáns.


Señoras y señores:


"Para mí es un honor el poder reinaugurar el Consulado de México en Nueva Orleáns, y quiero agradecer muy especialmente al Presidente Bush por su presencia esta tarde aquí, así como la presencia del Gobernador y el Alcalde de la ciudad".

 

 


 

 

Porque sé que la presencia del Presidente es una muestra de la importancia que su Gobierno da a la relación con México.

Como ya ha mencionado el Presidente Bush, el Consulado de México en Nueva Orleáns fue el primer Consulado de México en Estados Unidos una vez consumada la Independencia nacional.

Ahora al reabrir el Consulado podemos garantizar a los mexicanos que viven y trabajan en Louisiana y Mississippi que tengan el respaldo del Gobierno de México.

Mi compromiso es que donde quiera que haya un mexicano, ahí esté también el respaldo del Gobierno de nuestro país.

México y Estados Unidos son naciones hermanadas por una historia común; compartimos anhelos, metas, retos, oportunidades.

 


 

Tenemos una gran interdependencia económica. México es el tercer socio comercial de Estados Unidos, mientras que Estados Unidos es el principal socio de México.

Esta interdependencia también se refleja en los intercambios no sólo comerciales, sino de personas entre Estados Unidos y México.

Miles de mexicanos han encontrado en Estados Unidos oportunidades de progreso y han entregado su trabajo y su talento en beneficio de este país.

Las familias mexicanas en Estados Unidos contribuyen con 635 billones de dólares a la economía de Estados Unidos; es decir, casi el cinco por ciento de su Producto Interno Bruto.

La economía de Estados Unidos y la de México son complementarias. La de Estados Unidos es intensiva en capital; la mexicana es intensiva en mano de obra, y eso explica la migración, un fenómeno económico natural entre estas dos economías que son vecinas.

Por ello sé que debemos tener una visión integral en esta materia, en la materia de migración, que nos permita trabajar juntos para construir una América del Norte más próspera y más segura.

Precisamente este Consulado de México en Nueva Orleáns cumplirá su responsabilidad, no sólo de atender a la población mexicana en la región, sino para promover la integración y el desarrollo económico, las exportaciones mexicanas a Estados Unidos y las inversiones de Estados Unidos en México.

 

 


 

Nuestras relaciones no son sólo económicas, también tienen profundos vínculos de amistad, que estoy seguro que en esta reunión vamos a reforzar.

Esos vínculos se vieron fortalecidos en ocasión de las devastadoras tragedias del Huracán Katrina y el Huracán Rita.

En aquellos momentos el pueblo de México se solidarizó con nuestros hermanos de Louisiana. Sé que miles de mexicanos han participado en la reconstrucción de Nueva Orleáns; me alegra ver hoy a Nueva Orleáns de pie y trabajando.

Hoy expreso la solidaridad de México con la población de esta gran ciudad y reitero mi reconocimiento a la labor de solidaridad de mexicanos en aquellos momentos, en particular de las Fuerzas Armadas mexicanas que trabajaron colaborando para asistir a la población civil en momentos de tragedia.

Nueva Orleáns estuvo, desde el primer día, muy cerca del corazón de los mexicanos.

Señor Presidente, señor Gobernador, señor Alcalde, señoras y señores:

He venido a esta ciudad hermana con el objeto de seguir nuestro trabajo de intensificar las relaciones entre nuestros países. Una oportunidad será la Reunión Cumbre de Líderes de América del Norte.

Este Consulado de Nueva Orleáns, el número 48 de nuestro país en territorio estadounidense, y la quinta representación que México abre en lo que va de mi gestión, contribuirán al propósito de fortalecer las relaciones entre México y Estados Unidos, y de que América del Norte avance hacia un futuro de prosperidad y de seguridad para nuestros pueblos.

Que sepan todos los mexicanos que viven en Estados Unidos, y en particular los que viven en Louisiana y Mississippi, que mi Gobierno seguirá velando por sus derechos, sus intereses y su bienestar.

Muchas gracias, señor Presidente, por estar aquí, y éxito a estas nuevas oficinas consulares.

Muchas gracias."

 

 


 

Intervención de George W. Bush, Presidente de los Estados Unidos de América, en la ceremonia de Inauguración de la Nueva Sede del Consulado de México en la Ciudad de Nueva Orleáns

 

Lunes, 21 de Abril de 2008

Nueva Orleáns, Estados Unidos de América

(INTERPRETACIÓN DEL INGLÉS AL ESPAÑOL)

 

"Señor Presidente:

Estamos encantados de tenerlos aquí. Muchas gracias por haberme invitado.

Señora Secretaria, Cónsul García Guerra, Embajador, Gobernador, Alcalde, Embajador Garza:

Realmente estoy muy contento de estar con ustedes en esta ocasión tan especial.

Me complace que México haya decidido reabrir su Consulado en Nueva Orleáns y es un honor para mí estar aquí hoy.

Nueva Orleáns ha tenido una larga tradición de lazos diplomáticos con México. En 1824 Nueva Orleáns, Louisiana, se convirtió en el primer lugar, mejor dicho, se convirtió en el sitio del primer Consulado mexicano en los Estados Unidos. Qué interesante, no.

Lamentablemente el Consulado se cerró en 2002. Por lo tanto, hoy estamos reabriendo este Consulado y es una buena señal, porque celebramos los valores que llevan a la amistad entre México y los Estados Unidos, valores como la familia, la fe, la cultura.

Y celebramos la asociación duradera y estrecha que une a nuestros dos países; estamos trabajando juntos para construir un futuro de prosperidad, una oportunidad para que los dos pueblos, a ambos lados de la frontera, puedan hacerlo.

Y en esta ceremonia también celebramos el regreso de una gran ciudad de los Estados Unidos.

Elegí a Nueva Orleáns para estas reuniones entre México y Canadá y Estados Unidos porque quería enviar una señal muy clara al pueblo de mi país de que Nueva Orleáns ya está trabajando, es un buen lugar para visitar.

Y que después de la devastación de Katrina se ha convertido en una ciudad llena de esperanza.

De modo que, en nombre del pueblo de los Estados Unidos, señor Presidente, amigo mío, le doy las gracias por reabrir este Consulado. Ansío con gran alegría nuestras reuniones y es un honor para mí darle la bienvenida."