El Gobierno de México considera que la decisión del Gobierno de Estados Unidos anunciada hoy,  de desplegar 1,200 elementos de la Guardia Nacional a la frontera con México, debe traducirse en la canalización de recursos adicionales para dar mayor efectividad a los esfuerzos para prevenir el tráfico ilegal de armas y dinero en efectivo hacia México, que proveen a la delincuencia organizada de su poder de fuego y su capacidad para corromper.

Al mismo tiempo, el Gobierno de México confía en que el personal de la Guardia Nacional fortalecerá  las acciones para combatir a la delincuencia organizada transnacional que opera en ambos lados de la frontera y, en apego a  sus funciones, no realizará actividades directamente vinculadas a la aplicación de las leyes migratorias. 

México está decidido a continuar trabajando en su territorio para garantizar la seguridad y el bienestar de las comunidades fronterizas y para enfrentar y desmantelar a las organizaciones delictivas, así como sus vínculos con el narcotráfico y el tráfico de personas. Como parte de nuestra estrategia conjunta en el combate contra la delincuencia organizada transnacional hay acciones que nuestros dos países desarrollan conjuntamente, pero hay otras que México y EUA desarrollan de manera independiente, en el ámbito de sus respectivos territorios. En este sentido, respeta las decisiones soberanas del gobierno de Estados Unidos. Sin embargo, subraya que la responsabilidad compartida debe continuar siendo la base de nuestros esfuerzos conjuntos contra la delincuencia organizada que opera en ambos lados de la frontera.