El testamento es un acto por el cual una persona dispone de sus bienes y derechos, y declara o cumple deberes para después de su muerte.

El testamento puede ser otorgado ante el Cónsul mexicano en cualquiera de los siguientes dos formatos:


Testamento público abierto. Es aquel que  se otorga ante el titular de la representación consular, protestando con o sin testigos y en el cual el Cónsul toma nota de la voluntad del compareciente.  Para hacerlo se requiere elaborar una relación de los bienes que va a dejar en herencia, y su ubicación, proporcionar sus datos generales y domicilio, presentar copia certificada de su acta de nacimiento, e identificación oficial y señalar el nombre de la persona que designará como albacea.

Testamento público cerrado. En este caso, el testador escribe el testamento y lo entrega al Cónsul en sobre cerrado en presencia de tres testigos, el Cónsul levanta entonces un acta para el protocolo consular..

Realizar el pago en efectivo de los derechos correspondientes el día que asista al consulado.